Warning: fetch_template() calls should be replaced by the vB_Template class. Template name: navbar in ..../includes/functions.php on line 4591

Parse error: syntax error, unexpected T_STRING in /home2/anzuelo/public_html/foros/easy_pages.php(69) : eval()'d code on line 1

Warning: fetch_template() calls should be replaced by the vB_Template class. Template name: easy_pages in ..../includes/functions.php on line 4591
El Anzuelo - Pesca del Dentón desde tierra con pez vivo.
Pesca del Dentón desde tierra con pez vivo.

PESCA DEL DENTÓN DESDE TIERRA CON PEZ VIVO

 De la familia de los espáridos, el dentón Dentex dentex está provisto de unas poderosas mandíbulas y dientes agudos, de entre los que destacan por su tamaño los dos o tres pares centrales. Tal característica unida a su tamaño y constitución, su fuerza, su voracidad y su insaciable apetito lo convierten en un auténtico depredador de dieta generalista, copando los puestos más altos de la cadena alimenticia.

Dentones

Su infrecuente pero impresionante picada y su derroche de fuerza, hacen de la pesca del dentón, a mi parecer, una de las más apasionantes y atractivas de entre todas aquellas que los pescadores de tierra podemos practicar.

Denton
 

ELECCIÓN DEL LUGAR DE PESCA

 Es un pez que desarrolla su actividad normalmente por debajo de los 15 metros de profundidad. Por tanto, deberemos elegir zonas desde las que a “tiro de caña” alcancemos tales profundidades, como pueden ser: espigones, cabos o cualquier otro elemento artificial o natural que se adentre en el mar.

Denton

 Otro aspecto importante es el tipo fondo. Éste deberá ser mixto, compuesto de arena, algas y abundantes rocas. La captura a fondo de doncellas, raspallones, tordos, grisas, sargos, serranos, vacas o castañuelas será indicativo de que estamos, a priori, en el lugar correcto.

Denton

MONTAJE DEL APAREJO La profundidad del pesquero en el que nos situemos va a condicionar el montaje del aparejo. Si con sólo dejar caer el plomo o efectuando lances cortos (10, 20, 30 o 40 metros) alcanzamos bastante profundidad, podremos efectuar un “lance directo”. Por el contrario, si la distancia de lanzado necesaria para colocar nuestro aparejo en la profundidad deseada es relativamente grande haremos uso del “lance con ascensor”.

LANZADO DIRECTO Consiste en lanzar directamente nuestro cebo junto con el plomo. Son muchos los aparejos distintos que podemos emplear, lo que sí es conveniente es situar el anzuelo por encima del plomo, a un metro o metro y medio, para facilitar la visión del cebo por el dentón. Para cerciorarnos de que el tramo de línea final y el cebo no queden acostados sobre el fondo podemos colocar un corcho en la línea madre. De esta manera, todo el aparejo quedará levantado, es decir, vertical al fondo, con lo que tendremos mayores posibilidades de captura. Al pescar sobre fondos rocosos los enganches del plomo se hacen muy frecuentes. Para evitar perder todo el aparejo utilizaremos, para la sujeción de la plomada, un “falsete” o tramo de línea fina, de inferior diámetro que el de la línea madre. A continuación se muestran algunos aparejos muy sencillos de realizar:

Denton

(1) En caso de utilizar un corcho, para que éste pueda realizar bien su acción, hemos de dejar la línea un tanto destensada.

(2) La sencillez de este aparejo nos va a permitir colocar un segundo anzuelo en la misma anilla del plomo, sin que se produzcan enredos. Lo podremos cebar con un buen trozo de calamar o sardina. De esta manera, peces de todo tipo se acercarán a comer. Tal actividad despertará la curiosidad del los dentones circundantes, que se acercarán provocando la espantada de todos los pececillos, y ante sus ojos sólo quedará nuestro indefenso cebo vivo.

(3)Si la profundidad es muy grande, puede que algunas especies que empleemos como cebo no toleren bien un rápido descenso. Podemos evitar esto prescindiendo del plomillo de cierre superior que hace de tope, en cuyo caso colocaremos un pequeño peso en la gameta del anzuelo para asegurarnos de que, de manera más lenta, nuestro cebo vaya al fondo.

LANCE CON ASCENSOR

 A diferencia del lance directo, en esta técnica primero se lanza el plomo y se tensa la línea, y después se cuelga el cebo, que irá deslizándose lentamente. Para dejar la línea debidamente tensada utilizaremos un “plomo ancla”, que está provisto de unos ganchos con los que se sujeta al fondo. Cuando tiramos fuertemente para recoger, los ganchos se desacoplan y el plomo queda libre. Una vez tensa la línea, colgamos el cebo mediante un “clip quitavueltas”. Muchos de los peces que empleamos como carnada, como lisas o bogas, tienden a quedarse en la superficie. Para asegurarnos de que el cebo vaya al fondo colocaremos un pequeño plomo corredizo por encima del anzuelo. Sin embargo, hay especies, como la doblada, que son más activas, se mueven más y tienden ir hacia el fondo sin la ayuda de ningún peso.

Denton

(1) Plomo corredizo, para ayudar al cebo a bajar.

(2) Plomillo de cierre o tope de silicona, para sujetar el plomo corredizo.

INCONVENIENTES DE AMBAS TÉCNICAS

Con el empleo del ascensor es muy probable que el cebo, debido a su comportamiento estático, no recorra ni la tercera parte del sedal, o que ni por asomo se acerque allá donde colocamos el plomo, allá donde creemos que se mueven los dentones. Aunque esto podemos solucionarlo en gran medida con la ayuda de una pequeña plomada situada en la gameta del anzuelo, tal y como se muestra en el dibujo anterior. La excesiva suavidad de la pendiente del fondo, así como la presencia de obstáculos, pueden ser otros dos factores que impidan que nuestro cebo continúe deslizándose hasta alcanzar la profundidad deseada. En tercer lugar, y quizás sea la mayor desventaja del lanzado con ascensor, es el hecho de que nuestro cebo no encuentra resistencia alguna a lo largo de la línea madre, hasta que no entra en contacto con el tope último de nuestro sedal. De modo, que si detectamos una picada, la clavada con la que responderemos no será efectiva hasta que el dentón se encuentre al final de la línea. Los inconvenientes con los que nos encontramos al utilizar el lanzado directo parecen claros. En aquellos lances de larga distancia es muy probable que nuestro cebo vivo se desgarre y se pierda. O bien que muera o quede atontado tras el impacto con la superficie del agua o tras el súbito descenso hacia el fondo al que se ve sometido.

EL ANZUELO Y SU CEBADO

 El anzuelo debe tener un tamaño considerable, desde un 2/0 a un 5/0, y pueden ser rectos, curvos o de pico de loro, dependiendo de la forma y tamaño de la especie que utilicemos como cebo.

Aparte de los anzuelos simples, sobre todo en la pesca con ascensor, podemos utilizar las poteras o anzuelos dobles o triples. El problema que plantean estos últimos es que restan movilidad al cebo y producen más enredos en la línea. Lo que sí es cierto es que aumentaremos las posibilidades de que el dentón se clave cuando muerda.

Independientemente de que utilicemos anzuelos simples o compuestos, el cebado del anzuelo, como parece ya haber quedado claro, es mediante peces vivos pequeños o “morralla”.

Cuanto más plateado sea el pez que empleemos mejor será, puesto que los reflejos producidos por su cuerpo atraerán la curiosidad del dentón. Puede que sea éste un dato que entre en controversia con la opinión que mantienen algunos pescadores, que piensan que los depredadores localizan a sus presas gracias a las vibraciones que éstas producen debido a su movimiento. Y otros que opinan que la detección del alimento se debe a las hormonas que segrega cada especie en particular.

 Sea cual sea la forma de la que se valen los dentones para cazar: visión, detección de vibraciones u hormonas, podemos “meter en el saco” todo tipo de peces, desde aquellos que se mueven en profundidad, como: serranos, gitanos, doncellas, vidrias, sargos o raspallones, hasta aquellos que pueden comer en superficie, como: zarpas, mújoles, castañuelas o bogas, entre otros (como decía al principio la dieta del dentón es muy variada y no le hace ascos a nada).

 A la hora de ensartar el pez en el anzuelo deberemos tener sumo cuidado para provocar el menor daño y conseguir que el pez permanezca vivo el mayor tiempo posible. Son varios los sitios habituales por donde podemos colocar el anzuelo:

 1. por los ojos.

 2. por la boca, tanto por el labio inferior como por el superior.

3. por encima de la espina dorsal, detrás de la cabeza.

4. por el vientre (por el ano).

5. por la cola.

Denton

El elegir un sitio u otro dependerá de: el tamaño y resistencia del pez y de su carne, y del número de anzuelos. Por ejemplo:

- para peces pequeños de menos de 10 cms y de carne blanda, introduciremos un único anzuelo por encima de la espina dorsal, justo detrás de la cabeza, que es donde más grosor presenta el pez.

- si queremos que el cebo tenga gran movilidad y permanezca más tiempo vivo, colocaremos el anzuelo por la cola.

- si utilizamos especies que tienden a esconderse entre las rocas y las algas, como vacas y serranos, sería conveniente, aunque parezca un poco cruel, que los ensartemos por los ojos (aunque la movilidad del pez quedará más que mermada y permanecerá vivo poco tiempo).

- cuando el vivo tiene un tamaño considerable, por encima de los 12 cms, utilizaremos 2 anzuelos simples, o bien poteras (aunque a mi gusto, las poteras suelen provocar muchos enredos con la línea si el pez se menea mucho). El sistema es el siguiente:

- Empatillamos un anzuelo con unos 50 cms de línea y lo atamos a un ferrete. [tab][tab]o Empatamos ahora un segundo anzuelo, y le dejamos unos 10-12 cms de línea.

- Con la línea del segundo anzuelo hacemos un nudo deslizante sobre la línea del primero, de manera que el primer anzuelo (el fijo) lo colocamos cerca de la cabeza o en el morro, y el segundo (el deslizante) lo llevamos al ano o al final de la cola.

Denton

Con el empleo de dos anzuelos, colocados uno a cada extremo del cebo, conseguiremos cubrir todas las zonas por donde el dentón puede atacar. Por el contrario, cuando el cebo tiene bastante longitud, si utilizamos un único anzuelo colocado en uno de los extremos (cola o cabeza), nos arriesgamos a que el dentón ataque por el lado opuesto y seccione el cebo sin llegar a clavarse (hemos de tener presente que el dentón no toma su alimento “modo succión”, como lo pueda hacer el mero o la lubina, ambos con boca protráctil, sino que primero ataca “modo tenaza” y luego engulle)

CÓMO CONSEGUIR CEBO VIVO

 Sería buenísimo que justo cuando hemos armado las cañas y preparado nuestros aparejos, apareciera un barco con sardinas, caballas o boquerones recién echados a bordo. Y que el hombre, gustosamente, nos regale unos cuántos. Pero lógicamente, no vamos a esperar a que se dé esta carambola de sucesos. Hemos de ponernos manos a la obra y conseguir nuestro propio cebo vivo. Podemos emplear para ello varias modalidades, las cuáles supongo se conocen bien. Por eso y para que el artículo no se haga interminable, me limitaré a resumirlas:

 

Pesca a fondo con chambel: 2 o 3 anzuelos colocados por encima del plomo y cebados con calamar, sardina, quisquilla, lombriz u otros. Podemos sacar: raspallones, vidrias, sargos, dobladas, serranos, vacas, tordos, grisas, gitanos, doncellas, y un sin fin de especies.

Pesca con boya y poteras: una serie de anzuelos dobles o triples colocados en el interior de una lazada corrediza y que sujetan un trozo de “pan de antesdeayer”. Podemos obtener sobre todo: zarpas y mújoles (lisas).

 • Pesca con corcho:  un anzuelo en el extremo de la línea y por encima de éste una serie de “plomillos de cierre” y un corcho para detectar la picada. Podemos utilizar masilla, quisquilla, tiras de sardina y demás. Conseguiremos todo tipo de peces, dependiendo de la distancia que dejemos entre el corcho y el anzuelo, y de la profundidad del pesquero.

 Son éstas algunas de las modalidades que podemos emplear para obtener cebo vivo. Yo personalmente utilizo otro sistema muy sencillo pero eficaz. Se trata únicamente de colocar en el extremo de la línea un ferrete, y en él disponemos dos anzuelos chicos en forma de “V” invertida. Lo importante del asunto no es el aparejo, que no tiene nada de especial, sino el cebado de los anzuelos: tripa de sardina o alacha.

 La tripa es mucho más consistente y “huele igual de bien” que la propia carne salada de estas dos especies. Un único trozo nos puede servir para obtener unos cuántos peces. En la foto inferior izquierda se puede apreciar la parte de las tripas a la que me refiero.

 

 

Puede que los pequeños trozos de tripa que colocamos no sean suficiente alimento como para que los peces de la zona se sientan atraídos. Solución: basta con colocar [b]la cola[/b] de la misma sardina o alacha destripada por encima del ferrete para que en cuestión de segundos una nube de peces envuelva nuestro aparejo. La podemos sujetar con una doble lazada falsa, utilizando la misma línea madre. El sistema lo podemos ver en la foto superior derecha.

ALGUNOS DATOS DE INTERÉS

 

EQUIPO:

- Caña: telescópica o de tramos, ha de ser fuerte sin mucha flexibilidad en la puntera.

- Carrete: de tambor fijo o giratorio, ha de tener una buena regulación de la salida del hilo. Hemos de aflojar el freno, y así evitaremos roturas o incluso que nos tire la caña al agua.

- Línea madre: tanto mejor si no forma bucles. Es conveniente que no utilicemos diámetros inferiores al 0,45 – 0,50 mm, pues al encontrarnos en fondos rocosos, es muy probable que la línea roce con las rocas y se parta. Amén de que podemos controlar con más seguridad las embestidas del dentón.

- Empate del anzuelo: con nylon de igual o mayor diámetro que el de la línea madre.

- Anzuelos: rectos, curvos o de pico de loro. Del 2/0 al 5/0. Es conveniente que la punta esté bien afilada y que dispongan de bastante lengüeta.

- Plomos: de “pera” para “lance directo” y de “ganchos” para “lance con ascensor”.

- Emerillones, quitavueltas, ferretes, plomillos de cierre, perlas perforadas, tubitos de silicona y demás elementos para confeccionar nuestro aparejo: irán acorde con el diámetro de línea que utilicemos, o a gusto de cada cuál.

- Pincho o portacañas: hecho por el herrero o comprado en la tienda, ha de ser fuerte y ha de sujetar el mango de la caña en toda su longitud. Van muy bien los de acero inoxidable, con una arandela arriba y otra en la base.

• MEJOR ÉPOCA:de finales de marzo a principios de junio, y de octubre a diciembre.

• MOMENTO DEL DÍA: como siempre, el amanecer y el atardecer. Aunque en pesqueros con bastante profundidad es muy bueno el mediodía (de 11:00 a 13:00) y la tarde (de 15:00 a 17:00). •  • ESTADO DEL MAR: en orden de preferencia: levante, leveche, poniente y norte. Aguas claras pero algo movidas, y con poco mar de fondo.

CRÍTICA A LA PESCA CON CEBO VIVO

Ciertamente la pesca con cebo vivo está bastante criticada, y con razón, debido a que el animal sufre desde el momento en que lo ensartamos en el anzuelo hasta que muere a consecuencia de ello. Además, en muchas ocasiones, se escogen como cebo individuos que no han alcanzado la talla mínima permitida, por ello procuraremos respetar en la medida de lo posible la legislación vigente sobre el tamaño de las capturas. Mejor aún si cebamos nuestro anzuelo con peces que han alcanzado su máximo crecimiento como: doncellas, bogas o castañuelas, que tienen las dimensiones óptimas para la pesca del dentón (podemos ver el tamaño mínimo de las capturas permitido en cualquier página de pesca).

 AGRADECIMIENTOS

El que yo esté ahora sentado delante del ordenador escribiendo sobre la pesca del dentón se lo debo a una serie de personas. GRACIAS A:

• MI COLLA DE PESCA, con los que tantos buenos ratos he pasado y con los que he aprendido mucho: mi primo Alberto “el chapa”, Sebas “el zapatero”, José “el peladillas”, Augusto “el cabezón”, Juanjo “el mújol”, Andi “el fraile”, Rafael, Lucas, Chema, Medinas, los panaderos Juan y “el calabera”, Blas, Miguel de Murcia, Tomás, Cánovas, Juanito, mi vecino Pedro, Asen y, por supuesto, mi amigo del alma José Sicilia “el Fortu”.

•MI PADRE, por levantarse tantos veces a las 6 de la mañana para llevarme al sitio de pesca.

• MI MADRE, por soportar el pestazo a pescao y los enredos de pesca que dejo por toda la casa, y porque no se queda tranquila hasta que no me ve aparecer.

• MIS ABUELAS: “Mamatea” y “Mamalola”, por las paellas y cazuelas tan buenas que preparan con los peces que les llevo, y porque, al igual que mi madre, sufren cuando ven que me llevo la tienda de campaña.

• MI HERMANO Y MI PRIMO PEDRO, por mostrar interés cuando les cuento algo de pesca, aunque les esté dando el tostón.

• MI NOVIA M.A., por aguantarme el que muchos fines de semana no pase con ella todo el tiempo que se merece. TE QUIERO PEQUEÑA.

• MI ABUELO JOAQUÍN, MI GRAN MAESTRO Y MI META, TANTO EN LA PESCA COMO EN LA VIDA. MIS CAPTURAS SON LAS SUYAS.

Denton

Denton

Denton

Denton

 

 

 

Joaquín Belmonte